Lamagasana
Escuela de baile

Quiénes somos

 

Trayectoria 

De donde venimos

Lamagasana nace en el año 1998 en un pueblo de las afueras de Turín llamado Baldissero Torinese, Italia, como escuela de baile para un grupo de alumnas reducidas. 

Se trataba de 5 niñas que vivían en las afueras y que amaban el baile. Se organizaban grupos de madres para poder llevarlas a las clases que se tenían en una escuela en ciudad. Al tiempo los horarios y distancias empezaron a dificultar el poder asistir a clases que se tenían en Turín. Fué así que el grupo empezó a crear rumores en los colegios de que parecía que se iba a crear una escuela de baile en uno de los pueblos exteriores. 

De ahí a poco la madre de una de las niñas fundó la primera escuela Lamagasana en Baldissero Torinese, las clases aumentaron en número y en curos y hoy, a distancia de 20 años, el grupo de 5 niñas originales sigue en el mundo del baile en distintos lugares de Europa. Una de ellas, Gaia Terranova, junto a su madre, Silvana Rinaldi (primera directora escolar) abren Lamagasana en Tenerife norte.

 

Hacia donde vamos

Lamagasana nunca ha perdido de vista sus objetivos; crear espacios de expresión artística y personal, transmitir el arte del baile, fomentar la comunicación interpersonal entre alumnos, fortalecer los vínculos afectivos entre alumnos y enseñantes y compartir la increíble experiencia del arte.

En el presente Lamagasana actúa como medio de comunicación entre profesores, inseñantes y aulas; con las entrevistas de trabajo seleccionamos cada inseñante para cada grupo en base a las afinidades artísticas y sociales. Pero el seguimiento de los grupos es llevado al día a través de la directora artística y la directora escolar ¡cuidamos de las maestras que cuidan de nuestros alumnos! 

El futuro está decidido; hacia donde verdaderamente vamos es la creación de una academia física con horario continuo, un lugar de recreo artístico postmeridiano que pueda ser el mismo durante un camino de evolución de la habilidades de los alumnos. El proyecto está decidido, y si no se ha podido llevar a cabo aun es por motivos discrecionales; Lamagasana, con su esperiencia, ha decidido darse un período de evaluación del territorio para así poder elegir mejor la ubicación de su sede. Por esta razón va a empezar con cursos en distintas aldeas norteñas, luego se decidirá dónde hace más falta una academia física y donde, por motivos de desplazamiento de los alumnos, será oportuno mantener las salas externas. 

La prioridad es siempre la misma; acercar el arte a los alumnos.


 

A continuación os proponemos un vídeo introductorio de Lamagasana.